ARAUCO adquiere activos de MASISA en México y robustece su presencia en Norteamérica

Corporativo
Publicado el 19-12-2017

La operación -que incluye tres complejos industriales que en su conjunto suman una capacidad instalada de 739.000 m3- se enmarca dentro del plan de internacionalización de la compañía y supone una inversión de US$245 millones.

ARAUCO suma hoy un importante paso hoy en su proceso de internacionalización y fortalecimiento de su presencia en el mercado norteamericano al cerrar un acuerdo por la compra de los activos industriales de MASISA en México, lo que implica tres complejos industriales ubicados en Chihuahua, Durango y Zitácuaro. La operación significa una inversión de US$245 millones.

En términos de producción, las tres plantas industriales cuentan en su conjunto con tres líneas de aglomerados (PB) de una capacidad instalada de 519.000 m3 anuales y una línea de tableros MDF de 220.000 m3 anuales. Adicionalmente, cuenta con tres líneas de recubrimientos melamínicos, una planta química para procesar resinas y formalina y una línea de enchapado.

“Esta acción se enmarca en nuestro plan de internacionalización, que busca posicionar a ARAUCO como una empresa global. Con esta compra, estaríamos ampliando nuestra presencia en el mercado de paneles de Norteamérica, en donde vemos signos muy auspiciosos de tendencia al alza de este tipo de productos enfocado en la industria del mueble y el hogar”, sostuvo Matías Domeyko, Vicepresidente Ejecutivo de ARAUCO.

Cabe destacar que la materialización de la transacción se encuentra sujeta a una serie de condiciones precedentes habituales en este tipo de operaciones, siendo la más relevante la autorización por parte de la autoridad de libre competencia de México (Comisión Federal de Competencia Económica o “COFECE”).

En esta misma línea, se estima que la operación debiese concretarse durante 2018. Así, sería la segunda transacción con esta compañía, ya que ARAUCO recientemente adquirió dos plantas de paneles de propiedad de MASISA en Brasil, específicamente en los estados de Rio Grande do Sul y Paraná, las cuales cuentan con una capacidad instalada de 800 mil m3 anuales y una inversión que ascendió a US$103 millones.